Basado en las Leyes Universales que gobiernan la creación en su totalidad, estas enseñanzas acaban con el mito de que el éxito es el resultado del trabajo arduo y sacrificado, de planes rigurosos o de una fuerte ambición.